Ya se sabía que el hábito tabáquico se asocia estrechamente con la enfermedad periodontal; ahora, además, se ha confirmado que dejar este hábito nocivo reduce drásticamente la pérdida de piezas dentales.

Un estudio publicado en “BMC Oral Health”, llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Odontología de la Universidad de São Paulo (Brasil), ha descubierto que los ex fumadores muestran una disminución del riesgo de pérdida de piezas dentales en comparación con los fumadores.

Análisis de estudios longitudinales muestra que la tasa de pérdida de dientes en ex fumadores es similar a la de aquellos que nunca han fumado. Además, los fumadores tienen un riesgo de pérdida de dientes dos veces mayor que el de aquellos que nunca han fumado.

La tasa de pérdida de dientes en ex fumadores es similar a la de aquellos que nunca han fumado

Según los investigadores, la explicación biológica más plausible para el mayor riesgo de pérdida de dientes en los fumadores es la destrucción del tejido de soporte periodontal. “Fumar tiene una influencia negativa de larga data en la salud oral. Después de que el sujeto deja de fumar, el cuerpo tarda años en volver a sus condiciones normales. El Dr. Cláudio Mendes Pannuti, profesor asociado en el departamento de Estomatología de la Universidad de São Paulo, ha recordado que “se pueden precisar entre cinco y diez años de abstinencia para que el riesgo de pérdida de dientes en los fumadores vuelva al nivel de no fumadores”.

Los fumadores tienen un riesgo de pérdida de dientes dos veces mayor que el de aquellos que nunca han fumado

Partiendo de esta realidad, se pone el acento en el papel que pueden tener los profesionales de la Odontología. Según este experto, “como profesionales de la salud, los dentistas deben alentar a sus pacientes a dejar de fumar. Dejar de fumar disminuye la progresión de la enfermedad periodontal, el riesgo de pérdida de dientes e incluso puede disminuir el riesgo de falla del implante”.

 

Cerca de nueve de cada diez pacientes con respuesta inadecuada tras tratamientos periodontales son fumadores.

 

El riesgo de fracaso de los implantes se duplica en fumadores. El tabaco daña las encías, la boca y la salud general.

 

 

En España existe alrededor de un 28 % de fumadores habituales, siendo una de las tasas más altas de la Unión Europea.